Madame Madison y su amiga están relajadas en el sofá. Es el momento perfecto para llamar a un esclavo obediente para tener la tarde perfecta. Este pobre pelele cogió un taburete con toda la buena fe… pero no tendrá permitido sentarse. Es más, usarán el taburete para lucir sus bonitos tacones y Ellas poco a poco se descalcen. Este esclavo ha venido solo para adorarlas y lamerles los pies ¡Un privilegiado de la vida humillado por estas Diosas!

Ver vídeo de Madame Madison y su amiga humillando a su esclavo