Empieza a hacer calor y ya podemos ver a Madame Madison en sandalias. Eso no quita que vaya a llevar a cabo si humillante plan. Son las viejas sandalías que tenía y va a aprovechar el momento para obligar a su esclavo a lamerle las suelas ¡Saca la lengua, cerdo!

¡Huele y lame sus sandalias AQUÍ!